El panel de mis sueños VI

 

images (5)

mi sueño

Y ahora, deja que te cuente. No puedes irte del trabajo. Van a destituir a la directora y va a poner en su lugar a Javier. El hijo del farmacéutico. Ya sabemos que tiene que ser el hijo de alguien. No vayas a decir nada que te conozco. Me conoce, dice. Yo no iba a decir nada. Bueno, lo de destituir me suena a saga de reyes. Oye, es un tío genial, ya verás, y dicen que…, y lo sé por una buena amiga, que va a cambiar todo. Uf, ¿todo? Vamos que quiere dirigir el centro de verdad pensando en el bienestar de los residentes. Qué alivio. Estas palabritas de esperanza que me da Lola me dejan triste, no sé por qué será. El folleto de las Islas Cíes  se me cae de las manos y lo miro de lejos. Qué rompientes tan bonitos, qué rocas. El agua es tan clara que se ven los pececillos y las algas mecerse suavemente. Y qué atardecer tan romántico.

images (6)

El novio de mi amiga Lola.

Ella sigue hablando de Bruce casi sin mirarme y me levanto y pincho el folleto con una chincheta en mi panel de los sueños. Me doy cuenta de que la grabadora se ha apagado. Voy a la cocina. Este hombre me ha cambiado la vida. Es tan atento, tan cariñoso, dice alzando la voz. Como me lo va a contar más veces, me centro en poner la batería. Está Parpadeando el pilotito. No sabes lo que me alegra escuchar eso, murmuro. Por cierto, tengo que irme, me encantaría quedarme pero, ya sabes, los hombres son como son. Quiere darme un masaje. ¿Te he dicho que es dueño de un body gim? Yo no me fiaría de un hombre que te espera para darte un masaje. ¿Qué dices? No, nada, que parece ideal. Bueno, lo siento amiga. Mañana no vemos. No quiero hacerle esperar, ya sabes cómo son los hombres.

Yo sé que mañana no nos veremos, ni pasado. No nos veremos hasta que se separe de Bruce; se contentará con contarme su aventura por teléfono, pero le digo que se cuide. No sé qué decirle que no parezca un boicot a su relación, a su felicidad. Te quiero guapa, me dice. Y quítate esa bata, te hace más gorda. Me encojo como un cefalópodo y le digo más que tensa. Sabes, tengo una nueva vecina. Es muy jovencita. Creo que vive sola…, inútil, ya se ha ido hace rato. Lola mira su reloj. Mañana me lo cuentas nena y alegra esa cara.

images (9)

su trozo lo ha dejado

En  unos días tendrás un nuevo jefe y se acabarán tus problemas con Ana. La despido en la puerta y le doy al play de mi grabadora. Escucho. ¡Qué cuerpazo! Y la dejo correr mientras recojo las tazas y los dulces. Los dos pastelitos que faltan me los he comido yo. Los hombres son como son. Ya sabes cómo son los hombres…, ¿cómo son los hombres?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s