Etiquetas

, , , , , , , ,

Como dijo el pintor Robert Motherwell: «En el proceso de hacer lo que estás haciendo, tropezarás con lo que no podías hacer por ti mismo».

descarga (4)

Los amores que se acercan a lo imposible…

El conflicto.

Para entender cómo se expone un conflicto basta hacer una definición sencilla de la palabra. CONFLICTO (externo) es un DESACUERDO entre personas. En una narración se produce cuando el personaje quiere cumplir un objetivo y el antagonista trata de impedírselo. El personaje se ve obligado a luchar contra los obstáculos que el otro le coloca y en ese transcurso, nos muestra su evolución.

“El conflicto “INTERNO” se da por coexistencia de rasgos contradictorios en el personaje. Y aporta solidez al conflicto externo. Es mejor moverlo en el ámbito de las emociones reconocibles que tú puedas manejar; necesidades afectivas, deseo, de venganza, etc. Como ejemplo tenemos el caso del personaje que es un o una futbolista reconocid@ y cuyo miedo al agua no es capaz de superar hasta que una situación lo empuja a salvar a alguien muy especial para él o ella y da el paso definitivo tirándose al mar a salvarlo/a. ¿Quién no tiene un trauma, por pequeño que sea, que le impida hacer algo concreto? Todas las personas y todos los personajes tienen alguna herida.  Y es ese punto vulnerable al que un@ se enfrenta y supera a lo largo de una historia. Atención, hay que hacerlo de forma creíble, ya dije en otra ocasión, que no siempre se supera algo de forma tan radical. Una no se hace perfecto de la noche a la mañana”.

El conflicto EXTERNO es el que hace que el personaje se mueva. Tienes que ver y valorar la naturaleza y profundidad de ese conflicto. Si no hay un conflicto interesante y que empuje al personaje a mover ficha, no se tiene nada. Un ejemplo de motivación fuerte es el de un padre al que secuestran una hija…, ¿qué padre no lucharía por rescatarla?. Y el conflicto, entonces, nos lleva a la búsqueda de la solución. Es decir, crea la ACCIÓN, NOS CUENTA LA HISTORIA, NOS LLEVA HASTA EL FINAL. La forma de afrontar la situación debe ser coherente con la personalidad de tu protagonista. Y no dejes que tu PROTA sea un flojo o una vaga. Que no busque la vía más fácil. Para darle impulso no tienes más que crearle un antagonista que vaya directo su punto vulnerable.

imageso

Juega con el contraste entre personajes

Las causas de conflicto: los valores, el malentendido, las personalidades, los objetivos y las necesidades.

Por los valores: ser la paz, la libertad, la verdad, la religión, el patriotismo, el amor.

Objetivos: Las metas incompatibles de una pareja de recién casados…, etc.

Juegos de conflictos a través de escenas improvisadas

1º En el supermercado. Un chico de 30 años. Acaba de despedirlo de la editorial en la que trabajaba como escritor anónimo. Al ponerse a la cola, una chica se le cuela.

2º Una joven científica ha inventado un artefacto que le permite ver el futuro inmediato de sus vecinos. Una empresa quiere comprarle la patente para comercializarla. Ella siempre ha creído que la intimidad de las personas debe estar protegido.

3º Un hombre de 40 años acude a una cita a ciegas. Se encuentra con que la chica es una obsesiva y no quiere finalizar el encuentro como él desea.

4º Laura llega del trabajo a casa cargada con las bolsas de la compra y encuentra a su marido con otra mujer en la cama.

5º Juan sale por la puerta de un centro de menores después de haber pasado allí un año. Solo lleva encima una mochila. Sus padres fallecieron y no tiene más que un familiar lejano en la otra punta del país.

Las indicaciones que pongo sobre de dónde viene el personaje son las circunstancias previas de ell@s. Es muy importante saber de dónde vienen porque según de donde vengan lo harán de una manera o de otra, su ánimo será distinto; sus reacciones, diferentes.

Prueba tú a poner a personajes en un conflicto con unas circunstancias previas motivadoras. Estas circunstancias pueden ser felices. No tienen la obligación de ser duras. Como ejemplo te puedo poner el de “Una mujer mayor camina por la acera muy feliz porque le acaban de notificar que ha ganado en la lotería, y al sacar el boleto para comprobarlo, un carterista en un vespino pasa y le arranca el boleto de la mano…”

Consejo: Haz un perfil básico de tus personajes antes de someterlo a estas pruebas. Si ya has escrito INICIOS DE HISTORIAS puedes practicar los conflictos con ellos. Continúa lo que empezaste.

No tengas reparos, lánzate y pon en aprieto a tus personajes. Haz que vivan una aventura improvisada. No importa que no tengas un comienzo importante, siempre es constructivo trabajar con conflictos, en situaciones cotidianas o extrañas, aislados. Ya conoces eso de ACCIÓN/ REACCIÓN. Todo es empezar, tanto para ti como para tus personajes.

Tú tienes un conflicto: ¿Conseguirás tu historia? Sí. Y como siempre, para todo hay una estrategia. Suerte y cuéntame si te apetece o comenta esta entrada.

 

Anuncios