Etiquetas

, , ,

conde-barajas-1

Pza Conde Barajas

Iniciarse en la escritura de monólogos

En el post anterior hablamos de este tema y quiero reforzarlo con una propuesta más. Seguramente, conoces muchas formas de escribir monólogos. Pero, por si acaso no te funcionan, te hago una diferente.

Monólogo a partir de un lugar. ACCIÓN.

Describe un lugar que tenga algo especial para ti. Cierra los ojos y colócalo delante, como cuando ves una película. Disfruta un rato. Deja la imagen fija. No hace falta que describas un continente, solo el espacio justo, el que puedas abarcar. Atención a todos los sentidos.

  1. Luego, intenta describirlo como lo ves sin saltar demasiado. Cosas concretas. Qué hay ahí. Arboles, vertedero, casa, es una carcel, un castillo, es de día o de noche, llueve o hace sol, neblina, viento,etc.
  2. Atención a los sonidos. Qué se oye, es un chaleco tendido golpeando en la ventana, un grito, un gemido, arañazos, risas,etc.
  3. A qué huele. A arándanos, naranjas, humo, fruta podrida, colonia de jazmin o de rosas, contaminación, etc. Describe hasta que tengas el espacio que deseabas.
  4. Quién está ahí. Y volvemos a lo que tod@s sabemos: Al personaje. Ese ser que se ha ido forjando a medida del paisaje que diseñabas. Seguro que estabas pensando en alguno, hombre o mujer, niño. Porque el ambiente, el lugar, los olores, el tacto; todo nos remite al personaje. Qué siente, que huele, que toca; sin esta figura, el paisaje muere en os ojos del escritor sin que se pueda hacer nada. El escritor está fuera, pero debe ir entrando en ese lugar y transformándose en el personaje, metiéndote en su carne, en sus gustos. El personaje debe cobrar vida como la naturaleza que has dibujado. 

    descarga (2)

    celda

  5. A. Si no asoma ninguna figura, esfuérzate un poco y diseña un QUIÉN para ese lugar. Esbózalo de forma sencilla y déjalo funcionar.
  6. B. Qué hace allí, qué piensa, a quién espera, DE DÓDE VIENE, a dónde va, habla por teléfono, al cielo, etc.

A ver qué historia cuentas a través de ese monólogo. Es fácil, ya verás. Recuerda: Nuestra mente es más grande que toda nuestra vida.

Y como dijo Julia Cameron: La maleza crece con muy pocos cuidados.

Este toro no es muy grande. A él.

 

 

 

Anuncios