Etiquetas

, , , , , ,

La construcción del personaje.

jennifer-lawrence-624x351-600x338

Jennifer Lawrence

Como dice Brandi Reissenweber, el personaje es el núcleo de toda historia. El motor narrativo que nos transporta de la primera a la última página. Es por eso, digo yo, que le debemos una buena razón para que nos conduzca hasta el cumplimiento de su objetivo. Debemos crearlos de carne y hueso para que los lectores se sumerjan en el mundo de ficción creado. En definitiva debemos crearlos, según Brande, con tres dimensiones y una vida propia. Toda una hazaña que puede llegar a realizarse yendo paso a paso, tropezando y volviendo a tropezar sin abandonar el camino. Habrá que seguir profundizando, pero, de momento vamos a conectar la maquinaria y a ir esbozando personajes una y otra vez. Con estos 10 pasos tendrás algo más que un maniquí.

 

I. Puedes crear un personaje, el más vago del mundo; se pasa todo el día en el sofá si nos cuentas su vida, nos daría una gran lista de movimientos como el de ir al frigorífico para conseguir mantequilla. Como presentación estaría bien. Muéstranos cómo es la vida de un tipo que no desea nada de la vida. Dile al oÍdo, ya te cansarás. Para nadie es suficiente saciar el hambre. Los humanos necesitamos conseguir otras deseos, tenemos sueños. Pues este, ni eso.

II. Entonces, le das un pasado, uno turbulento; Una persona que pasa todo el día sin querer nada debe tener razones para ello, aunque sean inconscientes. Y tú vas y le creas un pasado acorde con su aparente dejadez. Por ejemplo que a su novia la mataron el día de su boda. La arrolló un coche en la puerta de laiglesia. Él ya no cree en nada. Está claro que ha abandonado el trabajo y todo lo que había en el exterior.

III. Como no vamos a pasarnos 400 páginas sentados en el sofá, le provocamos un dolor de estómago POR HABER COMIDO ALGO en mal estado del frigorífico. Así, de esta manera tan cruel, lo expulsamos de su zona de confort. (Yo tengo la teoría de que los humanos nos acomodamos rápido sobre nuestro propio descalabro). Lo obligamos a moverse, a actuar, está rabiando de dolor. Debe llamar por teléfono si no quiere morir. Hemos entendido que odia el mundo porque ha perdido lo que más quería.

 

IV. No le damos un respiro, en el momento en el que está en el hospital ya le pasamos por delante de los ojos la nueva chica, el cree haber visto a su chica y  cuando despierta, más sereno después de que le haya hecho un lavado de estómago, pregunta por la enfermera que nadie conoce.  Así hay que mover a los personajes, dándoles motivos. Los motivos para que siga luchando se pueden dar un poco gratuitos, pero no olvides que la consecución de los objetivos no pueden ser por arte de magia, no caídos del cielo.

V. Cuando vuelve a casa intenta seguir con su rutina, pero ya tiene el germen en su cabeza. Acaba por vencer el deseo de saber quién es esa chica que se parece a su mujer. Una mañana no sabe por qué ya no puede estar tirado en el sofá…, ahí comienza su búsqueda, la búsqueda del objetivo.

VI. Ya tu personaje tiene un deseo. Ha habido un punto de giro en su vida. Empieza la acción. Haz que busque a la chica, no la encontrará de momento, deja que se quiebre la cabeza. Haz pasar a la chica en coche y que tenga que correr detrás.

VII. Dale un respiro y que le llamen del trabajo, que se enfrente a su vida ordinaria. Los amigos, compañeros y compañeras del trabajo, etc.

VIII. Haz un persoanje diferente, que no haga lo que todo el mundo, que tenga alguna habilidad, ya que su misión, en este caso, es la buscar, dale un cierto instinto y que, además, recuerde cómo investigaba algo en su anterior trabajo. Uno no se poner a investigar o a buscar sin saber, dale esa cualidad o alguna acorde o de la que pueda sustraer conocimiento para organizarse en la búsqueda de la chica. No hagas un prototipo.

images (47)

Orlando Bloom en “Troya”

IX. Localiza su voz. ¿Es grave? Su altura, su edad, cómo anda, cómo come, debes saberlo todo del personaje. Cómo es su casa, el desorden del principio, orden al final, dejadez al principio, interesado después, hazle participar de sus CONTRADICCIONES, de su propio cambio. Aunque luego no lo incluyas todo. Todos cambiamos algo cuando sufrimos y cambiamos cuando volvemos a ser felices. En boca de Brandi, el personaje debe tener la suficiente sustancia para proyectar sombra.

X. Pasa una temporada encerrado/a con él, conoce sus defectos y sus virtudes. Síguele hasta su trabajo. ¿Dónde trabaja? De qué manera recuerda a su mujer. Qué piensa, qué siente…, cuando lo sepas todo de él, habrás escrito una buena historia.

 

 

 

Anuncios