Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

1248981486_qmg3rg8qbj

La acción define al persoanje

Como ya he comentado en post anteriores, el personaje no tiene que ir demasiado descrito, es mejor mostrarlo en acción que hacer una larga lista de cualidades, defectos…, que no haría sino aburrirnos. Para demostrarnos quién es tu personaje en ese momento dado, lo mejor es una escena. Es decir, el directo, lo que ocurre en el momento. En la escuela de teatro teníamos un mantra en la actuación, el mismo que tiene la “Gotham Writer´s Workshop” para los relatos: “Muestra, no expliques”

Para que se entienda. Tenemos un ejemplo sencillo: Si has escrito algún texto en el que se encuentra la frase:

descarga (21)

Siempre hay dos caras

“Manuela era una mujer muy generosa”

Elimínala y en su lugar, colocas una escena en la que tu personaje nos demuestre lo generoso que es. Hay miles. Ante un niño que se cae, ante una abuelita que no puede subir el escalón, ante un indigente.

-Si sigues así, Manuela, no llegarás al fin de mes -le dijo la amiga soltándole un codazo…

-Oye, qué me va a suponer a mí unas monedas… Anda, no seas agarrada, suéltale algo tú también. No te van a enterrar con el dinero, Pepa.

Esto parece simplista, pero es mejor no empezar la casa por la ventana.

Logicamente, los personajes no son buenos o malos. Añado, de paso, un dato más; para no cansar al lector de las bondades de nuestro personaje

Encuentra la forma mostrar algún lado contrario al que has mostrado antes. Por ejemplo, una escena en la que Manuela llega a casa de la hija criticando su forma de vestir y de decorar la casa. De esta manera, tendrás un perfil más profundo y más auténtico. Además de generosa, tiene su toque de quisquillosa.  

A través del eneagrama de la personalidad de los Simpson puedes orientarte a la hora de dotar de una personalidad a tus personajes. También puedes elaborar una lista de personajes y tenerlos a mano, los irás conociendo, sabrás cómo actúan cuando los coloques en las escenas, es decir en los momentos en los que tienen que actuar, y podrás desarrollarlas sin miedo, mostrándolos tal como son. 

A partir de ahora, fíjate en cómo lo hacen los buenos escritores. Lee escenas. Implícate, sin hundirte, en las escenas de acción. Ahí es donde se ve al personaje de verdad. Fíjate bien en los diálogos. Ahí se definen los personajes por su actuación. Y no olvides que algo de descripción es bueno también, si se hace con moderación y alternándola con la acción. Pásalo en grande.

descarga (1)

soy bueno o malo?

 

Anuncios