Etiquetas

, , , , , , , ,

images

A escribir se aprende así.

Hoy, tenemos con nosotras a Ray Bradbury y sus consejos, muy a tener en cuenta, que vienen de su experiencia con la escritura, de su afán por escribir. Él llevó a la práctica muchos de los consejos sobre el hacerse escritor/a. No voy a entrar en quién es este escritor. Baste decir que escribió Fahrenheit 451, La feria de las tinieblas y Crónicas marcianas y su famoso El Vino del Estío. Murió en 2012 amando la vida. También nos dejó un gran libro ZEN EN EL ARTE DE ESCRIBIR, dirigido a todos aquellos que buscan palabras que les animen a escribir y a hacerlo bien. Ray nos enseñó a desbloquear la mente a través de la asociación de palabras. Esta técnica la he usado en mi trabajo como actriz, en la improvisación y en todos los procesos creativos en los que estoy involucrada. Créeme si te digo que funciona. Cuando convocas a las palabras, las palabras vienen. Y cuando eso pasa nos sorprendemos al ver el caudal que escondemos en nuestra cabeza, en nuestro corazón, en nuestra carne. Es por eso que debemos convocar a las palabras. Ya sabes: CUADERNO, CUADERNO. Mira la página en blanco no más de diez segundos y ponte a escribir las palabras que te vayan saliendo, no pienses, escribe. No juzgues, escribe, escribe y escribe. Cada día diez minutos. Es curioso cómo, a partir de las palabras nos vienen hasta recuerdos, cuando vuelves a leerlas con el tiempo. Al mismo Bradbury le pasó con muchos de sus relatos, realizados a partir de series de palabras que había escrito en sus ejercicios.

Junto a este ejercicio-juego, atrévete a hablar de las cosas que te afectan. Haz una lista de cosas que te gustan. Explícalas. Hazte otra de las cosas que odias, de las cosas que esperas para ti y una lista, muy importante, de las cosas que temes. Piensa que lo que escribas en el futuro tendrá mucho que ver con todo esto. Si se te ocurre alguna lista más, añádela a tu quehacer diario. Suerte y que lo pases bien. Es un requisito.

Anuncios