Etiquetas

, ,

Un cuaderno en blanco es un mar de posibilidades

Un cuaderno en blanco es un mar de posibilidades.

Lo principal que todo escritor o escritora debe tener a mano (además del deseo de escribir) es un cuaderno o un ordenador. Siempre. Si escribes en el portátil, estupendo, pero aun así, debes tener un cuaderno para notas. Ahí puedes volcar todo lo que se te ocurra, sin prejuicios. No te pongas trabas. Hay gente que colecciona cuadernos, uno para notas, otro para pensamientos de autores célebres, otro para títulos, etc. Y, si te atreves, lleva un cuaderno de recortes, dibujos, vocabulario, títulos en inglés, hojas secas, fotos, etc. Es el no va más de la modernidad. Sí, así es. Yo llevo varios cuadernos por los que me pierdo de vez en cuando; sobre todo en momentos en los que no soy capaz de dar un golpe a la tecla. Es tu decisión, uno o varios, da igual. Si llevas un cuaderno es natural que lleves un bolígrafo, pues no, lleva varios y, si puedes, reparte por la casa unos cuantos, a mí me viene bien porque los pierdo continuamente. En tu ordenador puedes crear archivos de los juegos realizados señalados con la fecha para que luego recuerdes lo que hiciste tal o cual día. A lo mejor te ocurre como a mí cuando reviso los cuadernos antiguos. De pronto a leer, no recuerdo haberlo hecho, siento que lo he escrito otra persona. Son cosas curiosas que pasan. Un consejo: Aprovecha las salas de espera, el trayecto en los autobuses, los paseos al sol para poner tu imaginación alerta. Ten el cuaderno cerca. Que no te coja desprevenida; la imaginación (es como un músculo), hay que ejercitarla. Sacarla de esa zona de confort en la que habita por culpa de la televisión y otras distracciones tan poco productivas. Sigue adelante. FELIZ AVENTURA.

Anuncios